¡Escríbanos ahora mismo!​

Detector de Humo Eléctrico e inalámbrico:

Los incendios son un imprevisto muy común que no difiere de lugar, hora y sitio. No podemos evitarlos, pero si podemos minimizar su propagación y actuar de manera eficiente para minimizar daños considerables a estructuras, pérdidas de materiales y hasta posibles vidas humanas. Es por eso que hoy vamos a hablar de los detectores de humo, tanto eléctricos como inalámbricos.

Los detectores de humo inalámbricos tienen la capacidad de brindar una alerta temprana, han sido diseñados para detectar partículas de humo que ingresen en la cámara del sensor. Esta señal se dirige rápidamente al panel de alarma reportando el suceso o evento por los medios programados. De igual modo, posee señales sonoras de alarma incorporadas que posibilitan una alerta oportuna.

En cambio el detector de humo eléctrico o fotoeléctrico es un detector de incendios y no de humo. Consta de dos elementos principales que se encuentran en su interior, un emisor de luz led y un receptor fotosensible. Estos sensores también conocidos como detectores de radiación, están capacitados para detectar la radiación que generan las llamas del incendio. A diferencia de los detectores inalámbricos, son aptos para ser instalados en zonas abiertas o almacenamientos de gran altura.

En Ecolite hacemos algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de adquirir estos sensores o detectores, es importante revisar: 

  1. Tipo de alimentación
  2. Instalación
  3. Duración
  4. Función en silencio
  5. Diseño
  6. Conexiones
  7. Test de funcionamiento.

Es importante conocer que estos detectores han sido fabricados para descubrir no solo la presencia de humo, sino también otro tipo de combustiones como monóxido de carbono y gas. El objetivo principal de instalar este recurso, es el de anticiparnos y evitar un posible incendio, esa es la mayor ventaja que podemos obtener de esta herramienta.

Dos tipos de detectores de incendios que podemos encontrar son:

  • Iónicos, que funcionan ionizando el aire cuando el humo entra en el dispositivo. Aquí las partículas no son detectadas a simple vista. Por lo anterior es de entender que este sensor es habitual en plantas químicas, donde el fuego se expande con rapidez. Este dispositivo no es eficaz en lugares donde el aire no circula con gran velocidad.
  • Otro sensor es el óptico, este se activa cuando el humo ingresa al aparato e interrumpe su emisión de luz. Son precisos para hogares, bodegas y supermercados.

¿Qué se debe saber antes de instalar estos detectores de humo?

Lo primero sin duda será reconocer dónde debe ir instalado el detector. Regularmente se recomienda instalar estos sensores en áreas comunes, dormitorios y pasillos frente a habitaciones. Como mínimo deberá haber un sensor por piso y se debe evitar la instalación de estos detectores cerca de la cocina, chimeneas, zonas de BBQ, estufas u otros ambientes donde se genere humo.

¿Tiempo de vida de estos sensores?

Aunque la calidad depende de cada fabricante, por lo general estos sensores de humo tienen una vida activa útil de aproximadamente 10 años. Una vez cumplido este tiempo, se recomienda cambiar de equipos para asegurarnos que estos cumplirán al 100% su trabajo. El uso de herramientas para evitar cualquier siniestro, siempre valdrá la pena la inversión.