¡Escríbanos ahora mismo!​

¿Qué es el ángulo de apertura de una luminaria LED?

El ángulo de apertura de haz de una luminaria es posible definirlo de manera sencilla: como la amplitud de luz en relación con la concentración de la iluminación emitida por una lámpara. Esto es alrededor del 80%-90%.

Este criterio nos sugiere que con la apertura gradual del ángulo se va abriendo el haz de luz, aumentando el área iluminada en función de la distancia que tenga la fuente de luz. Las luces LED son más focales, haciendo que el ángulo de apertura sea un criterio bastante relevante en la elección de una luminaria, mientras que los bombillos convencionales no.

En función de las necesidades de un ambiente en particular, se elige una fuente de luz con un mayor o menor ángulo de apertura. En entornos con necesidades decorativas se usan principalmente luminarias con un menor ángulo de apertura, que permitan resaltar objetos y otros elementos. En el caso de las luminarias con ángulos de apertura más extensos (mayores a 90°), se utilizan para dar luz a espacios grandes.

La cantidad de luz ofrecida por una lámpara en un espacio está determinada por factores como la cantidad de lúmenes y el ángulo de apertura del haz de un bombillo. La iluminación en un espacio, es proporcional al flujo luminoso y la cantidad de lúmenes, mientras que un ángulo sólido es inversamente proporcional.

En palabras más sencillas cuanto más lumen tenga una luminaria mayor será la sensación de iluminación en un ambiente y cuanto mayor sea el ángulo de apertura, se produce una sensación de iluminación mucho menor.

¿Cómo se calcula la iluminación de acuerdo al ángulo de apertura?

La iluminación de un ambiente en función del ángulo de apertura se calcula de una manera bastante técnica. En la que es necesario usar una fórmula matemática para obtener una respuesta.

La amplitud del área iluminada está determinada por un ancho de haz de luz y una altura: a= 2b x tan (α / 2)

En donde las variables están definidas como:

  • a es el ancho del área que se quiere iluminar.
  • α es el ángulo de apertura del haz de la luminaria.
  • b es la altura a la que se va instalar el foco de luz.

Conoce los diferentes ángulos de apertura y sus usos:

El ángulo de apertura siempre esta determinado por el uso de la luminaria.
Estos son algunos de los usos más frecuentes en cuestión de ángulos de apertura:

  • De 15°a 30°. Se denomina como luces de acento que se aplican para enfocar elementos decorativos y otros objetos.
  • De 35° a 55°. Esta clase de ángulos se emplean para iluminar áreas puntuales, permitiendo que toda intensidad de la luz se concentre en un solo punto.
  • De 60° a 110°. Los ángulos de esta magnitud se utilizan para la iluminación de zonas amplias y reducir sombras.
  • De 120° en adelante se usan como una luz general. Esta clase de ángulos de apertura se utilizan para reducir las sombras, brindando un mejor reparto de luz.